Creación y traducción de subtítulos
Transcripción de la voz hablada para
completar y hacer accesible sus contenidos.
Inicio > Traducciones > Creación y traducción de subtítulos.

Creación, transcripción, traducción y edición de subtítulos para películas y contenidos multimedia

Los subtítulos fueron concebidos para aquellos que no pueden oir el sonido, aunque la aplicación que puede resultar más interesante es la de dar a conocer nuestros contenidos a personas que no comprendan el idioma en el que se presenta el audio.

En WebTradis creamos subtítulos traducidos a partir del audio original o los transcribimos a partir del audio ya doblado.
También le ofrecemos la posibilidad de crear subtítulos para sordos en cualquier idioma.

Podemos servirles los subtítulos como un archivo de procesador de textos, como texto externo sincronizado (depende del programa de edición de vídeo utilizado) o si lo desea podemos editar el archivo de vídeo para incluir el texto.


¿Por qué son interesantes los subtítulos para usted?

Si usted tiene un vídeo presentando su empresa, un producto o a sí mismo y le interesa difundirlo globalmente sin tener que grabar un vídeo nuevo para cada idioma (con el coste que ello conllevaría), puede optar por traducir el audio o la opción más rápida y económica que sería crear subtítulos traducidos.

¿Doblar o subtitular?

Existen dos opciones sobre la manera de expresar texto traducido en un video en línea: el subtitulado y el doblaje. El subtitulado implica colocar el texto traducido en la parte inferior de la pantalla de manera que coincida con lo que se habla. El doblaje implica eliminar la banda sonora original y reemplazarla por la banda sonora traducida.
Las ventajas y desventajas del subtitulado son:

Ventajas: puede apreciarse la totalidad del contenido con el sonido apagado, el video se puede pausar para concentrarse en una oración que se muestre en pantalla, mantiene los acentos y tonos originales de las voces de quienes hablan. Esta opción es más económica que el doblaje.

Desventajas: saturación visual en la pantalla, que es particularmente negativa en pantallas pequeñas de los sitios web; versiones abreviadas de contenido y elecciones terminológicas de menor longitud para que quepan en la pantalla; la audiencia deberá mirar la pantalla en todo momento.

El proceso de crear y traducir subtítulos

Desde que usted nos entrega su vídeo hasta que recibe el producto terminado, el proyecto de subtitulado atraviesa las siguientes fases:

  1. Control de calidad y preparación del vídeo: Nuestros especialistas comprobarán que el vídeo esté completo y que tanto el audio como la imagen tengan la calidad necesaria.
  2. Creación del subtítulo en la lengua origen: Un traductor especializado en la edición de subtítulos creará la versión del subtítulo en la misma lengua que el audio. Se cuidará de que los subtítulos sean cómodamente legibles lo que exigirá del traductor una labor de síntesis, conservando el sentido de la frase. En ese momento también nos encargamos de sincronizar cada línea con el sonido al que corresponde.
  3. Revisión: Una vez finalizada la primera fase, se visualizará el vídeo junto con los subtítulos para comprobar la sincronización, que el texto está completo y que éste es legible.
  4. Traducción: Otro traductor especializado deberá conseguir que el sentido del audio original se conserve en los subtítulos de la lengua destino. Para ello deberá observar las consideraciones culturales y adaptar las expresiones idiomáticas y frases hechas.
  5. Revisión de la traducción: Al terminar comprobaremos que todos los subtítulos han sido traducidos a la lengua destino, que todas las líneas "caben" en el espacio asignado y que las mismas son fácilmente legibles.
  6. Creación del paquete que entregaremos al cliente: En esta fase se da formato al texto que veremos (tipo de letra, tamaño, color, posición, etc.) y dependiendo del destino que daremos al producto multimedia, se incrustarán los subtítulos en el fichero de vídeo o se creará el fichero externo de texto que acompañará a la imagen y el audio y que sea compatible con el reproductor que el cliente vaya a utilizar.